Gestión Integrada de Plagas, obligatoria implantación para el 2014

La nueva normativa sobre uso sostenible de productos fitosanitarios obligará a todos los agricultores a implantar a partir de enero de 2014 la gestión integrada de plagas (GIP), esto es, a combatir plagas y enfermedades usando métodos alternativos o complementarios al control químico. A fin de divulgar entre los productores recomendaciones prácticas sobre la nueva forma de trabajar que deberán seguir, el Ministerio de Agricultura está elaborando 41 guías informativas que cubrirán la práctica totalidad de los cultivos. Las primeras 9 ya están en su última fase, según indicó el subdirector general de Sanidad Vegetal, José Antonio González, durante su intervención en la feria Vegetal World, en Valencia.
Las guías abordarán las distintas plagas y enfermedades de cada cultivo, planteando posibles estrategias de gestión integrada de plagas, en las que se combinarán métodos químicos y otros (culturales, de control biológico, etc.). “El Plan de Acción Nacional de Uso Sostenible de Fitosanitarios parte con dos objetivos, fomentar la Gestión Integrada de Plagas y mantener la competitividad de las explotaciones; no se busca la reducción en el uso de fitosanitarios”, expuso el subdirector general en Valencia.
El primer objetivo, la promoción de la Gestión Integrada de Plagas (GIP), se quiere resolver por medio de la divulgación de guías informativas y a través de los asesores técnicos en la materia con los que tendrán que contar las explotaciones más dimensionadas a partir de enero de 2014. Agricultura ya ha publicado una primera lista de las explotaciones obligadas y exentas a contratar asesoría, si bien González precisó en Valencia que se trataba de una lista “provisional”, que podrá experimentar modificaciones en función de evaluaciones posteriores.

Asesores técnicos

Entre las cuestiones de la asesoría pendientes de resolver, el subdirector general citó la delimitación del número de hectáreas de cultivos que podrá gestionar un asesor: “Los límites de superficie están por resolver. Es un tema menor, pero al agricultor le tienen que salir las cuentas”, consideró González, una valoración que entronca con el segundo objetivo del Plan de Acción Nacional, mantener la competitividad de las explotaciones.
En esa línea, el representante del Ministerio también entiende que la GIP ofrece ventajas competitivas a medio y largo plazo, ya que permitirá el acceso a los mercados exigentes en residuos de productos fitosanitarios. La trazabilidad de los productos agrícolas, su seguimiento desde el productor, con conocimiento del manejo realizado, hasta el consumidor, es una cuestión que el Ministerio considera fundamental.
El subdirector de Sanidad Vegetal también apuntó que los precios de los productos gestionados con criterios de GIP merecerían un precio diferenciado en el mercado, “que la sociedad en su conjunto debería asumir responsablemente”, si bien esa valoración parece remitirse más al terreno de los deseos que al de las posibles realidades derivadas de medidas políticas.

Responsabilidades

En el turno de debate, se le inquirió al subdirector de Sanidad Vegetal por la responsabilidad  legal de los técnicos como asesores en caso de que surgiesen problemas, tales como daños en la cosecha, Límites Máximos de Residuos (LMR) superados o fitotoxicidades. A este respecto, González señaló que el técnico tiene la responsabilidad de asesorar al productor priorizando el marco de la gestión integrada de plagas, recomendando productos fitosanitarios cuando sean necesarios y teniendo en cuenta los riesgos para la salud y el medioambiente. “Sobre esa base, al técnico se le podrá exigir que recomiende con eficacia y que respete las condiciones de autorización de los productos, pero hay que tener claro también que una cosa es el papel del técnico y otra el del agricultor, que tiene la responsabilidad de cumplir lo que le indica el técnico”.
En torno al tema de los LMR exigidos por cadenas de supermercados europeas, muy inferiores a los límites legales marcados por la UE, González los vio como problemáticos. “Es como si se estuviese engañando al consumidor. Se lanza un mensaje equívoco. ¿En otros países de Europa les preocupa más la seguridad de los ciudadanos que en España o Italia?”, se preguntó.

Recursos sobre uso sostenible de fitosanitarios

El Ministerio cuenta con un apartado específico en su web dedicado a divulgar información y medidas en relación al uso sostenible de fitosanitarios. En principio, en esta web se irán publicando las guías sobre gestión integrada de plagas, según avanzó José Antonio González en Valencia. Queda por ver si también se imprimen y se difunden en formato papel.

Fuente: http://www.agroquimica.es/agricultura-divulgara-41-guias-de-gestion-integrada-de-plagas-para-los-distintos-cultivos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *