Innovación dirigida por los agricultores en la lucha contra la sequía y la desertificación

Naciones Unidas ha designado el 17 de junio el Día Mundial de Lucha contra la Desertificación y la Sequía para crear conciencia sobre las amenazas y consecuencias de la desertificación y la sequía.

El objetivo de hoy es no sólo para hablar de los problemas, sino también las soluciones. Es evidente que el cambio climático aumentará el riesgo de la sequía y la desertificación. Pero, ¿Qué tanto sabemos, y qué significa esto para la agricultura? ¿Cuáles son algunas de las soluciones que los agricultores ya están poniendo en práctica?

Las sequías están afectando a una mayor superficie de tierra, especialmente en las zonas subtropicales y en latitudes medias. En las próximas décadas, se espera que las sequías sean más frecuentes y más graves por el cambio climático.

Los cultivos de secano, concentrados en las regiones subtropicales, generan casi el 40% de los alimentos básicos en el mundo a más de 2 mil millones de personas. Con sus estaciones de crecimiento cortas y las lluvias irregulares, las tierras áridas ya son vulnerables a la escasez de agua. El cambio climático significa una mayor vulnerabilidad a la sequía en estas áreas.

La sequía es un conductor de la desertificación, o la degradación del suelo en las tierras secas. La desertificación se produce lentamente, a través de la pérdida de productividad del suelo y la capa vegetal impulsado por las actividades humanas y las variaciones climáticas, como las sequías y las inundaciones. Mientras suelo fértil tarda siglos en formarse, puede desaparecer en sólo un par de temporadas a través de prácticas tales como el sobreuso del suelo para cultivo o pastoreo, la deforestación y las prácticas deficientes de riego (UNCCD). La degradación del suelo es una de las causas de los bajos rendimientos agrícolas, así como la pérdida de la biodiversidad, y también está relacionada con la pobreza.

La innovación en los campos

A medida que cambia el clima en todo el mundo, los agricultores ya están poniendo soluciones a la desertificación y la sequía en la práctica, a través de innovaciones en la gestión de la tierra y el agua y agrosilvicultura. En Níger, los agricultores se han ido adaptando plantando nuevamente árboles que habían sido talados de las tierras de cultivo un proceso conocido como regeneración natural gestionado por los agricultores. La práctica se ha extendido en todo el Sahel (la región de transición entre el desierto del Sahara y la sabana africana) y los agricultores han plantado más de 200 millones de árboles y rehabilitado cinco millones de hectáreas de tierras degradadas. Al dejar los árboles en sus campos, los agricultores cosechan los beneficios de más disponibilidad de leña, menos plagas y enfermedades, menos erosión del suelo, aumento de las aguas subterráneas y rendimiento de sus cultivos.

En todo el Sahel, los nuevos métodos de gestión de la tierra han demostrado que mejoran significativamente los rendimientos. Construir pequeños muros de piedra a lo largo de los contornos de la tierra es una forma efectiva de reducir la escorrentía de los campos, preservando la capa vegetal que de otro modo se habría desvanecido. En combinación con la siembra de cultivos en hoyos poco profundos llenos de compost o estiércol (conocidos como zai-pits), que también ayudan a la captura de lluvia, las paredes de piedra aumentan considerablemente la producción de cereales y mejoran la fertilidad del suelo.

En los sitios del Programa de Investigación de CGIAR en Cambio Climático, Agricultura y Seguridad Alimentaria (CCAFS) donde se realizan estas prácticas como Lushoto en Tanzania y Nyando en Kenia, los agricultores están experimentando con la agrosilvicultura como un método para reducir la erosión y frenar la degradación del suelo. Mediante la integración de los árboles en las granjas y las tierras de pastoreo, los agricultores pueden proteger la tierra a la vez que reducen su dependencia de un solo cultivo básico, diversificando sus medios de vida como otro método de protección contra el riesgo climático.

Fuente: http://ccafs.cgiar.org/es/blog/innovación-dirigida-por-los-agricultores-en-la-lucha-contra-la-sequ%C3%ADa-y-la-desertificación#.U6GZQBazaIt

 

Un comentario

  1. Si es real, la sombra evita que las plantas, como el zacate taiwan, no desarrolle igual que donde no tiene sombra

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *