Ingenieros agrónomos y agrícolas piezas clave para el uso sostenible de fitosanitarios

La Gestión Integrada de Plagas da prioridad a otras prácticas y métodos no químicos

Hace más de dos años que los Ayuntamientos de toda España tendrían que estar aplicando una correcta Gestión Integrada de Plagas, pero el seguimiento es desigual. Valencia es un ejemplo en estas técnicas, que se apoyan en asesores especializados, como los Ingenieros Técnicos Agrícolas. Por eso, el Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Agrícolas y Graduados de Valencia y Castellón (COITAVC) ha reunido en Valencia a algunos de los mayores expertos en Gestión Integrada de Plagas (GIP) en espacios verdes municipales. Una labor sensible porque afecta directamente a la salud pública y medio ambiental. La GIP promueve un uso sostenible de fitosanitarios contra plagas en zonas verdes, dando prioridad a otras prácticas y métodos no químicos con menos riesgos para la salud humana y el medio ambiente. Así se regula en el Real Decreto 1311/2012 que además exige en estos tratamientos la figura del asesor GIP, como es el Ingeniero Técnico Agrícola.

Pablo Valverde, Técnico del Servicio de Jardinería del Ayuntamiento de Valencia, ha expuesto el sistema de trabajo de esta ciudad en parques y jardines, que fue pionera hace más de 10 años en introducir algunas de las técnicas que marca la GIP. Esto ha permitido notables avances en la identificación, monitorización y actuación contra las plagas, favoreciendo la toma de decisiones, logrando reducir el uso de fitosanitarios y su coste, así como las quejas vecinales.

Valencia es un buen ejemplo, pero debemos trabajar para que esta situación se dé en todos los municipios. En este sentido, creemos oportuno que a nivel autonómico se articule una estrategia común que unifique criterios en base a la legislación y ayude a lograr un uso sostenible de fitosanitarios en espacios verdes públicos, dada su trascendencia para la salud pública y el medio ambiente, Tere Pilán, Secretaria Técnica del COITAVC.

Para contribuir en esta labor, el COITAVC está trabajando con la Diputación de Valencia a través de un convenio para asesorar a los municipios sobre el cumplimento del Real Decreto.

Jordi Giné, Jefe del Servicio de Sanidad Vegetal de la Generalitat de Cataluña, ha expuesto cómo gracias a la coordinación de todos los responsables de la sanidad vegetal en espacios públicos y privados, así como a técnicos y asesores de empresas del sector, se ha creado un Libro Blanco que ofrece información técnica y legal de gran utilidad para los técnicos de los distintos municipios catalanes. Se trata de una guía pionera que facilita los protocolos a seguir.

Otro ejemplo destacable a nivel nacional es la GIP que se lleva a cabo en el Ayuntamiento de Palma. Inmaculada Gascón, Jefa del Servicio de Parques y Jardines, ha incidido en la importancia de que se establezca un marco común de aplicación general y dirección única para que los resultados se refuercen, además de una colaboración entre todas las instituciones y profesionales que participan en el tratamiento de plagas en espacios verdes municipales.

En la jornada también han participado Vicente Dalmau, Jefe de Servicio de Sanidad Vegetal de la Conselleria de Agricultura, Jaume Alagarda, de la Asociación Profesonal de Flores y Plantas, Pilar Xamaní y Rafa Laborda, de la Universidad Politécnica de Valencia.

Todos los especialistas han puesto en valor la figura del asesor en Gestión Integrada de Plagas como figura clave para alcanzar los objetivos que plantea el Real Decreto, así como la importancia de una formación continua dirigida a la profesionalización de todos los agentes que intervienen en la GIP.


Fuente: Chil.org ; Agroinformación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *