Las claves de una agricultura de conservación

agricultura de conservación

Ante la amenaza del cambio climático, sus repercusiones sobre la agricultura y en consecuencia, sobre la población y su seguridad alimentaria, la agricultura de conservación es una prioridad.

La agricultura de conservación (AC) tiene como objetivo alcanzar una agricultura sostenible y rentable, así como mejorar los medios de vida de los agricultores, según publica el portal Agriculters.com. El mismo medio detalla los cinco aspectos fundamentales de la Agricultura de Conservación y que detallamos a continuación.

Las cinco claves de la agricultura de conservación

  1. Cumple con tres principios fundamentales: La perturbación mínima del suelo, al disponer de un cultivo basado en la no preparación mecánica del terreno y alterando lo mínimo el suelo desde la cosecha anterior; la cobertura permanente del suelo mediante residuos de la cosecha o abono orgánico; y rotación de cultivos y/o asociación de cultivos.
  2. Oportunidades de diversificación a los pequeños agricultores: La AC tiene el potencial para modificar el calendario diario y estacional, además de una mayor disponibilidad de tiempo para que el agricultor tenga oportunidades reales de opciones de diversificación.
  3. Ayuda a combatir el cambio climático: La disposición de más materia orgánica se traduce en que los suelos retienen el carbono del dióxido de carbono y tienen la capacidad de almacenarlo de forma segura durante largos periodos de tiempo. Asimismo, el consumo de combustibles fósiles para la producción agrícola se reduce de una forma considerable y la quema de los residuos de las cosechas se elimina por completo.
  4. Disminución de energía y mano de obra agrícola necesaria. La AC contribuye a que se produzca una reducción de hasta el 60% de la energía agrícola necesaria en comparación con la agricultura convencional, lo que implica a su vez la eliminación de la mayoría de operaciones que requieren de más energía.
  5. Nuestro papel. La producción de alimentos básicos debe aumentar en un 60% para cubrir el crecimiento esperado de la demanda de la futura población, según indica el medio citado. Recordamos que el cambio climático también altera las decisiones de los agricultores, según constató un reciente estudio y publicamos desde Lida Plant Research.

El rápido crecimiento poblacional se traduce en una mayor demanda del suministro alimentario. En nuestra mano está el adoptar dietas de menos impacto o inversiones en una agricultura sostenible y de conservación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *